This is an automatically generated PDF version of the online resource brazil.mom-rsf.org/en/ retrieved on 2019/08/26 at 02:41
Reporters Without Borders (RSF) & Intervozes - all rights reserved, published under Creative Commons Attribution-NoDerivatives 4.0 International License.
Intervozes LOGO
Reporteros sin fronteras

Violaciones a la neutralidad de red amplían el drama de la desinformación en el país del Marco Civil de Internet

En Brasil, na neutralidad de red está asegurada legalmente desde el Marco Civil de Internet, de 2014. Sin embargo, en la práctica, no hay fiscalizaciones y empresas la violan a menudo. Esas violaciones presentan un nuevo reto a la circulación de informaciones, al acceso pleno a la información y a la libertad de expresión en un contexto marcado por la desinformación masiva.

 

La mayoría de los accesos a Internet en Brasil ocurre por medio de dispositivos móviles, los cuales, en general, tienen paquetes con datos limitados, pero que ofrecen acceso diferenciado – sin costos – para algunas aplicaciones, como WhatsApp. Esa práctica es una violación del principio de neutralidad de red. Aunque ese principio se asegure legalmente por una ley que ha sido saludada internacionalmente, las violaciones a la neutralidad marcan el cotidiano de los usuarios de Internet en el país e imponen riesgos a Internet Libre, libertad de expresión y a la propia democracia.

No podemos desconsiderar, por ejemplo, los efectos de la violación de la neutralidad de red junto a otros factores, como la existencia de paquetes de datos, al observar qué ha pasado en las elecciones brasileñas de 2018, marcadas por la desinformación en masa. Informaciones falsas sobre un supuesto material para enseñar niños a ser gay, sobre la distribución de juguetes sexuales en las escuelas, sobre el Estado eligiendo el género de los estudiantes y muchas otras lograran ancho alcance y tuvieron influencia significativa en el proceso electoral. Según la jefe de la misión de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA), que ha acompañado el país en el periodo, el uso del WhatsApp para la diseminación de informaciones falsas en las elecciones brasileñas fue "un fenómeno sin precedentes" en el mundo, y es justo esta aplicación que la gente suele tener acceso en sus planes de telefonía móvil sin consumo de paquete de datos.

Las garantías legales de la neutralidad de red en Brasil

Neutralidad de red implica el tratamiento isonómico y no discriminatorio del tráfico de información en Internet. Ese principio ayuda a preservar el carácter abierto de la red y a promover un ambiente de red más propicio a la democracia, a la libertad de expresión y a la innovación.

En 2009, una resolución del Comité Gestor de Internet en Brasil (CGI.br) propuso diez principios para la Internet en Brasil, siendo la neutralidad de red uno de ellos. La resolución afirma que "filtración o privilegios de tráfico deben respetar solamente criterios técnicos y éticos, y no están permitidos motivos políticos, comerciales, religiosos, culturales o cualquier otra forma de discriminación o favoritismo".

En 2014, con la aprobación del Macro Civil de Internet, Brasil se añadió al grupo de países que conciben la neutralidad de red como un principio inherente de la red mundial de computadoras con garantías legales. El proceso de elaboración y aprobación del Marco Civil tuvo la participación intensa de muchas organizaciones de la sociedad civil, movimientos sociales y activistas de la libertad en la red. El fundamento de la aprobación de un Marco Civil era garantir la ciudadanía digital, es decir, derechos de los usuarios de la red – libertad de expresión, privacidad y neutralidad de red. Por ese motivo, el Marco Civil de Internet tomó la dirección opuesta de los proyectos que hasta entonces se discutían en el país, los cuales trataban de solamente criminalizar algunos usos de la Internet y establecer formas de control y vigilancia.

El proceso de elaboración y aprobación del Marco Civil tuvo la participación intensa de muchas organizaciones de la sociedad civil, movimientos sociales y activistas de la libertad en la red. La participación popular en la escrita del proyecto permitió que la ley fuera encaminada con gran legitimidad. Su aprobación ocurrió después que Edward Snowden reveló el sistema de espionaje estadounidense - que mostró que hasta la Presidenta de la República de Brasil y sus ministros eran espiados. Él se volvió una referencia global de norma para derechos en la red y fue elogiado por uno de los fundadores de la web, Tim Berners-Lee.

El Marco Civil de Internet fue reglamentado en 2016 por el Decreto Presidencial número 8771/2016. El Decreto se publicó por Dilma Rousseff poco más de dos años después de la ley entrar en vigor y un día antes del alejamiento de la presidenta en el proceso de impeachment. Él habla de la neutralidad de red en varios artículos.

Primero, define el carácter excepcional de la discriminación y degradación de datos prevista en el MCI: "Solamente podrán derivarse de requisitos técnicos indispensables al proveimiento adecuado de servicios y aplicaciones o de priorización de servicios de emergencia”. También se permite la gestión de la red "con el objetivo de preservar su estabilidad, seguridad y funcionalidad", siempre y cuando estén resguardados los estándares técnicos internacionales. Además, la reglamentación trajo un arreglo institucional que definió un sistema de protección de la neutralidad de red, con el Comité Gestor de Internet en Brasil (CGI.br) como el órgano que establece las directrices; Anatel como la responsable por la fiscalización técnica de la infraestructura; y el Sistema Brasileño de Defensa de la Competencia – que abarca el Consejo Administrativo de Defensa Económica (CADE) y la Secretaría de Acompañamiento Económico del Ministerio de Hacienda (SAE) – y de la Secretaría Nacional del Consumidor, que también asume funciones de apuración de denuncias e infracciones. El Decreto de reglamentación avanza también en la búsqueda por garantizar el principio de transparencia previsto en el MCI. Los contratos de proveimiento de servicios con usuarios finales y los sitios web pasan a deber informar eventuales prácticas de degradación o discriminación, sus efectos y qué ha motivado tal práctica.

Como se ve, la neutralidad de red en Brasil tiene un soporte legal relativamente fuerte. Sin embargo, en la práctica, se nota un total incumplimiento de las previsiones legales mencionadas.

Violaciones a la neutralidad marcan el diario de los usuarios de la red

En Brasil, un 49% de los usuarios de la Internet acceden a la red solamente por sus teléfonos móviles, índice que sube para 80% en las clases DE, como muestra la TIC Domicílios 2017 (CGI.br). La mayoría de los usuarios de Internet en Brasil a menudo enfrentan violaciones a la neutralidad de red. Con la profusión de los móviles con planes prepagos y con paquetes de datos, muchos usuarios terminan su paquete de datos antes del fin del mes, pero siguen pudiendo enviar mensajes por WhatsApp o usando otras aplicaciones, como el Facebook, dependiendo del plan contratado, aunque estén sin acceso a la Internet en general. Es así que la mayoría de los usuarios de Internet en Brasil a menudo enfrentan violaciones a la neutralidad de red.

Hay, por lo menos, tres formas de discriminarse contenidos o aplicaciones en la Internet y que violan el principio de la neutralidad de red: con el bloqueo, la reducción de velocidad o con precio diferente, o no cobrando, por el acceso a un contenido específico.

Bloqueo de contenido puede darse de diferentes formas. Una de ellas es lo que suele ocurrir en los países con riguroso control de Internet, por iniciativa de los propios gobiernos o de los proveedores de acceso – que, en general, están directa o indirectamente controlados por el Estado. En China se pueden encontrar ejemplos de esa práctica.

Reducción de velocidad es cuando una aplicación específica no carga en la misma velocidad de las otras. Un ejemplo es cuando cae la calidad de un servicio que compete directamente con la telefonía tradicional, como los servicios de llamada, Skype, Viber, WhatsApp y otros; o cuando se dificulta el acceso de los usuarios a determinados servicios de la competencia, como los de Voice On Demand; o cuando se intenta impedir el acceso a servicios que pueden violar los derechos de propiedad intelectual de empresas asociadas a los proveedores de acceso, como el Torrent. En el último caso, el usuario encuentra gran dificultad para notar la reducción de velocidad, una vez que los operadores y proveedores de servicio de banda ancha hoy no proveen una herramienta que permite ese acompañamiento.

La tercera forma de discriminación es el cobro de precios por servicios o aplicaciones. Ese modelo puede ser, por ejemplo, un cobro más alto para garantir el acceso a un determinado servicio. Esa práctica se materializa cuando hay un cobro de tarifa para acceso a un contenido específico o cuando los proveedores de acceso ofertan acceso gratuito a algunas aplicaciones elegidas por los propios proveedores; a esa práctica se dice zero rating. Esas discriminaciones influencian directamente la competencia con otras aplicaciones. Esa es la principal forma de discriminación de datos detectada en Brasil.

Esa observación resulta de una investigación hecha en el 2017 por Intervozes junto a la organización chilena Derechos Digitales, que analizó aspectos de regulación e implementación de la neutralidad de red en Latinoamérica – más precisamente en Brasil, Chile, Colombia y México. Prácticas de zero rating, franquía patrocinada (promociones en que algunos servicios generan bonos en el paquete de datos) para aplicaciones propias o de terceros y privilegios para aplicaciones como Facebook, Google y WhatsApp fueron algunas de las prácticas ilegales detectadas en la investigación.

Además de los casos listados arriba, la práctica de bloqueo de conexión del usuario después del fin del paquete de datos es una violación a la neutralidad de red. Aunque el Marco Civil de Internet defina que no puede haber "suspensión de la conexión a la Internet, excepto por débito directamente derivado de su utilización", las empresas alegan que la suspensión del servicio al fin del paquete de datos estaría de acuerdo con una resolución de Anatel (614/2013). No obstante, la resolución no habla de bloqueo de Internet. Si de un lado ella autoriza los proveedores a establecer paquetes de datos para conexiones móviles, del otro, ella les obliga a continuar ofreciendo el servicio mediante nuevo cobro o reducción de velocidad.

La degradación de tráfico – o reducción de velocidad – para algunas aplicaciones es difícil de apurarse – hay pocos reportes o denuncias públicas recientes que apunten para prácticas de quiebra de neutralidad de red a través de la discriminación de paquetes de datos para fines comerciales por los proveedores.  

Incluso los usuarios tienen dificultad de obtener informaciones transparentes, claras y con descripción suficiente sobre las prácticas de gestión y mitigación de tráfico adoptadas – incluyendo las relacionadas a la seguridad de red, de acuerdo con la previsión existente en el Marco Civil de Internet y en el Decreto Presidencial que lo regla.

Este escenario apunta para una serie de retos. De un lado, Brasil tiene una legislación que protege los derechos en Internet que es referencia internacional y protege la neutralidad de red en todas las dimensiones medidas en los indicadores del MOM; del otro lado, la implementación de esas protecciones legales está completamente frágil, y las violaciones a la neutralidad de la red dan forma al uso de la Internet predominante en el país.

Si la mayoría de los ciudadanos de Brasil tienen su acceso "a la Internet" reducido a algunas aplicaciones, es imposible que puedan clasificar las informaciones y aprovechar el amplio horizonte de posibilidades que acompañaría al acceso a la red. Muchos quieren responsabilizar los propios usuarios por la máquina de desinformación masiva en curso. Pero ¿cómo cobrar de un ciudadano que verifique las informaciones si los planes de Internet no les permiten acceso a sitios, con sus paquetes que restringen la Internet y prácticas de zero rating? Aunque el gran reto de la desinformación no se reduzca a la cuestión de la neutralidad de red, no hay solución que no pase por la garantía del acceso integral a la Internet.

Asegurar la neutralidad de la red y el acceso universal e integral a la Internet son elementos fundamentales de la ciudadanía en los tiempos actuales. Ellos son las condiciones para la ampliación de la pluralidad y de la diversidad de ideas en circulación, tan necesarias a la democracia.

Texto publicado en abril de 2019.

  • Project by
    Intervozes LOGO
  •  
    Reporteros sin fronteras
  • Funded by
    BMZ