This is an automatically generated PDF version of the online resource brazil.mom-rsf.org/en/ retrieved on 2019/06/18 at 17:03
Reporters Without Borders (RSF) & Intervozes - all rights reserved, published under Creative Commons Attribution-NoDerivatives 4.0 International License.
Intervozes LOGO
Reporteros sin fronteras

Historia

En Brasil, históricamente, siempre hubo una legislación muy tímida para bloquear la concentración de propiedad de los medios de comunicación. Y en las comunicaciones, pocos propietarios equivale la menor diversidad de contenido, o la mayor posibilidad de restricciones a la libre manifestación del pensamiento. La concentración de la propiedad pone en riesgo, por lo tanto, los propios fundamentos de la democracia representativa liberal. Y Brasil se ha mostrado un ambiente propicio para esa situación, aún más perjudicial para la sociedad cuanto más consolidada esté la convergencia tecnológica de los medios de comunicación. El modelo brasileño de mercado de comunicación se caracteriza por dos factores principales: la hegemonía del sistema privado, aunque la Constitución Federal de 1988 establece la complementariedad entre los sistemas público, estatal y privado de comunicación, y la alta concentración de propiedad. Modelo que fue reforzado durante el período de dictadura militar, entre 1964 y 1985.

El golpe de 1964 en Brasil ocurrió en un contexto de Guerra Fría post-Revolución Cubana, habiendo sido articulado entre sectores conservadores del Congreso Nacional y de las Fuerzas Armadas, apoyados con información y recursos por una estructura geopolítica pro-Estados Unidos y de "caza a los" comunistas ". La casi totalidad de los periódicos y revistas brasileñas, principalmente los vehículos de gran circulación -

como el Globo, El Estado de San Pablo, Folha de San Pablo, El Día, El Cruzeiro - apoyó la declaración de la mesa directiva del Legislativo nacional de que la Presidencia de la República estaba vacante, cuando, en realidad, el presidente legítimamente elegido , Juan Goulart, se encontraba en pleno territorio brasileño evaluando junto a sus partidarios si debía resistir a los golpistas o no-ya que, en su evaluación, resistencia significaba probablemente jugar al país en un enfrentamiento armado. Acabaría decidiendo por no hacerlo.

Las honores excepciones de vehículos que no apoyaron el golpe de 1964 fueron los periódicos "Última Hora", "La Noche" y "Diario Carioca", que se posicionaron en defensa de la Constitución y, por lo tanto, del mantenimiento de João Goulart como presidente brasileño. Como consecuencia de esta posición, el último día, el único entre los tres periódicos que tenía de hecho una circulación expresiva, tuvo sus sedes en Río de Janeiro y en Recife (Pernambuco) destruidas en la madrugada del golpe, para que dejara de circular en los días siguientes. En los años 1970, el periódico acabaría vendido a la empresa Folha da Manhã S.A., que publica hoy la Folha de S. Paulo. Antes, en 1964, la edición regional de Porto Alegre (Rio Grande do Sul) del último momento ya había dado lugar al diario Zero Hora, partidario del régimen militar desde su primera edición.

La relación entre la dictadura militar y el mercado de comunicación en Brasil va más allá del aspecto de la falta de independencia de los medios brasileños en relación al régimen. Los sucesivos gobiernos militares fueron los responsables en última instancia por la correlación de fuerzas en el mercado mediático, pues buscaban articulaciones con empresarios para acciones de apoyo al gobierno y fomentaban con recursos públicos la formación de grandes redes de comunicación simpáticas al régimen.

Las licitaciones para la concesión de canales de televisión se agrupaban en lotes para la formación de estas redes nacionales, priorizando un modelo concentrador privado de comunicación. Además, para implementar sus proyectos, los empresarios contaban con recursos públicos del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES).

Para el régimen militar, la televisión más que cualquier otro medio, favorecería el proyecto de integración nacional puesto en marcha. Pero, a diferencia de la radio, la televisión aún no era un vehículo de masa en Brasil de los años 1960. Por eso, los medios de comunicación recibieron atención especial de la dictadura, que también facilitó las inversiones de grupos extranjeros en el país. En este período, se instaló con recursos públicos la infraestructura de comunicación en el territorio nacional, a partir de la creación de la Empresa Brasileña de Telecomunicaciones (Embratel) y, más tarde, de las Telecomunicaciones Brasileñas (Telebrás), y del inicio del Sistema Brasileño de Telecomunicaciones por Satélite (SBTS), con la colocación en óbito de los satélites BrasilSat 1 y 2, ya a partir de los años 1980, ampliando el alcance de las redes nacionales de televisión. Esta coyuntura política generó las bases estructurales para que, por ejemplo, el Grupo Globo se convirtiera en el mayor conglomerado de comunicación de América Latina y uno de los más grandes del mundo.

En el período del llamado "milagro económico brasileño", entre el final de los años 1960 y principios de los años 1970, precisamente a lo que corresponde al de mayor represión por parte del país, por medio de la televisión que los militares divulgaban las grandes obras ejecutadas en el país, principalmente en el período del llamado "milagro económico brasileño" y que acabaría por generar una elevada deuda externa contraída por el gobierno federal. No había críticas directas al régimen, en parte por la acción de los censores, sino también por la autocensura impuesta por las propias emisoras. En la década de 1970, los exitosos programas de auditorio comandados por presentadores como Chacrinha y Silvio Santos y las telenovelas comenzaron a convertirse en un género de gran éxito.

El modelo de concentración de propiedad privada de comunicación no sería alterado tras el final del régimen militar en 1985. Por el contrario, sería ampliado a partir de la geopolítica regional, de hegemonía del neoliberalismo económico. Las iniciativas de privatización de las empresas estatales de diversas áreas, incluso en las telecomunicaciones, se pusieron en práctica durante los gobiernos Fernando Collor de Mello y Fernando Henrique Cardoso, y los grandes conglomerados de comunicación pasaron a concentrar aún más poder político y económico a través de la propiedad cruzada de los medios, dada la ausencia de un control regulatorio efectivo por parte del Estado. En Brasil, las comunicaciones aparecen al lado de las industrias de chocolate, bebidas y pasta de dientes como los sectores donde ocurre mayor concentración económica.

  • Project by
    Intervozes LOGO
  •  
    Reporteros sin fronteras
  • Funded by
    BMZ